Buscar

Amamantar, ¿Moda, necesidad o gusto?

Actualizado: mar 25



Gracias a la tecnología contamos con toda clase de aparatos y artículos “indispensables” para el desarrollo de nuestras actividades y prácticamente damos por sentado que si existe es porque se requiere, por ello, si no alcanza el presupuesto para tener el original, es posible obtener algo similar acorde a las posibilidades económicas, dependiendo de qué estemos dispuestos a sacrificar: funcionalidad, durabilidad, versatilidad, oportunidad o calidad.

Debido a ello, no solemos detenernos a pensar si lo que vamos a adquirir acabará convirtiéndose en un gasto, inversión y/o en una “renta” porque requerirá mantenimiento con regularidad para que pueda seguir operando y/o haciendo lo que necesitamos que haga, por el mayor tiempo posible o al menos hasta que logremos reemplazarlo.

Históricamente, los bebés eran considerados personas vitales y sanas, que llegaban a convertirse en adultos productivos. Sin embargo, en los últimos años, a medida que las tasas de lactancia Materna exclusiva caen gracias a la introducción de sucedáneos de leche materna (“fórmulas”), los índices de mortandad y morbilidad infantil aumentaron, así como la necesidad de medicarlos a edades cada vez más tempranas.[i]

Considerando que la alimentación y el oxígeno son las fuentes de energía para vivir, tratándose de bebés, ¿cuáles son los criterios que seguimos para ofrecerles las mejores fuentes de nutrición y energía posibles para que llegar a la edad adulta con mucho mejor salud de la que gozaron sus 3 o 4 generaciones previas?  

En caso de apuros económicos, ¿qué criterios estamos dispuestos a sacrificar para ofrecerle fuentes de energía que además de comer, le brinden una base sólida para su desarrollo y maduración integral, como la que recibieron 3 o 4 generaciones arriba de él?

Bebés de hoy, adultos del mañana.

Cuando analizamos la situación desde esta perspectiva, surgen varias preguntas y es inevitable pensar que pese a los avances científico-tecnológicos, estamos llegando a callejones sin salida gracias al estilo de vida consumista, ya que pese a los avances en materia de salud, lejos de volvernos inmunes a las enfermedades, los sistemas de salud están colapsando por la aparición de enfermedades antes consideradas de adulto se presentan a edades cada vez más tempranas y/o ciertas alteraciones como el reflujo, cólico, eczema y rozaduras en los bebés menores de 6 meses, son actualmente consideradas “normales y propias de la edad”. Con ello, el uso de medicamentos por persona no sólo ha ido en aumento exponencial, sino que comienza desde los primeros días de nacidos y no mejora con la edad, al contrario, empeora. Por ello no es ninguna sorpresa que los sistemas de salud y por ende los de seguridad social, requieran modificar los esquemas de financiamiento, en virtud de nuestros bebés no serán los mismos adultos de antaño que sostuvieron los modelos económicos vigentes y funcionales hasta hace algunos años debido a que en edades productivas operábamos con niveles de salud aceptables.

Leche Materna, derecho a una vida plena.

La pregunta es: ¿Qué harías por tu bebé? ¿Confiar en que ese precioso líquido denominado Leche Materna, que cuenta con millones de años de eficacia comprobada para sustentar la vida por sí mismo con efectos comprobados en la salud a corto, mediano y largo plazo? O confías en el experimento más grande en la historia de la humanidad, cuyos efectos ya se saben y han motivado la coalición de Organismos internacionales para dar conocer la verdad, alentando a los gobiernos de todos los países a establecer marcos jurídicos que establezcan a la Leche Materna como el estándar normativo que debe respetarse e implantarse.

Por qué confiar en la sabiduría detrás del único sistema de maduración integral, hoy llamado Lactancia.

Hace 60 años no se sabía exactamente cuáles eran los efectos a mediano y largo plazo del uso de substitutos de leche materna, sin embargo, la evidencia científica  revela los efectos adversos de las fórmulas, razón por la cual, se creó la Estrategia Mundial de alimentación para el infante y el niño pequeño, promovida por la Organización Mundial de la Salud, cuyo objetivo es vigilar y proteger:

  • Derecho de los niños al más alto nivel posible de salud y nutrición,

  • Derecho de las mujeres a información completa, imparcial y adecuada nutrición y atención médica

Algunos de los efectos invaluables para el infante que la leche materna le proporciona son:

  • Induce expresión genética favorable.

  • Reduce la incidencia leucemia infantil, enfermedades metabólicas y autoinmunes (DM1)

  • Favorece el desarrollo intelectual, mejor desarrollo emocional y psicosocial que permanece durante años

  • Reduce la incidencia maltrato infantil,

  • Mejora la relación con los padres en la adolescencia,

  • Aumenta la percepción de cuidado y mejora la salud mental en la vida adulta.

En cuanto a la madre, a mayor duración de la lactancia, menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión e infarto de miocardio, por citar algunos.

Por si esto fuera poco, la evidencia científica revela que (referencias al final del blog):

  • Pequeñas cantidades de fórmula (un biberón/24hrs) cambia la biota bacteriana, con efectos nocivos para el neurodesarrollo y otros.

  • En 24hrs la biota es indistinguible a la de un adulto

  • En familias susceptibles, un solo biberón (complemento inadvertido, innecesario o planeado) en los primeros 3 días de vida causó sensibilización a la proteína de leche de vaca.

  • Predispone la expresión de genes indeseables

Cuando de la salud a mediano y largo plazo de tu bebé se trata, es mejor informarte sobre los efectos secundarios de la administración de fórmula, versus los beneficios que pudieran lograrse.

Te sugerimos rodearte de profesionales de salud actualizados en lactancia, medicina funcional y de microbioma así como de consultores de Lactancia Certificados por el Board Internacional de Consultores de Lactancia (IBCLCE por sus siglas en inglés) y desconfiar de información que proviene de fuentes que fabrican fórmulas y/o son financiadas por estas compañías, ya que sería tanto como confiar la salud un persona que está dejando el alcohol o el tabaco a empresas subsidiadas por empresas que fabrican alcohol o cigarros.

#MamáInformada #BebéSano #FamiliaFeliz #LactanciaSI

Referencias:

Bullen, C. L., et al. The effect of humanized milks and supplemented breast feeding on the faecal flora of infants. Journal of Medical Microbiology 1977 , 10 , 403–413.

Gerstley, J. R., et al. Some factors influencing the fecal flora of infants. American Journal of Diseases of Children 1932 , 43 , 555–565.

 Cantani, A., & Micera, M. Neonatal cow milk sensitization in 143 case-reports: Role of early exposure to cow’s milk formula. European Review for Medical and Pharmacological Sciences, 2005;9 , 227–230.

Vallone F. PEQUEÑOS GRANDES CLIENTES: La publicidad de sucedáneos de la leche materna en dos revistas pediátricas de

Argentina entre 1977 y 2006. Tesis Maestría en Epidemiología, Gestión y Políticas de Salud: Universidad Nacional de Lanús; 2008

  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono Twitter
  • Gris Icono de YouTube
  • Gris Icono de Instagram